El fetiche por fumar. Gustos inusuales

 

El fetiche por fumar. Gustos inusuales

 

Las personas con el fetiche por fumar o el Smoking-Fetish tienen un gusto especial por el cigarrillo o por su humo. Sin embargo hay diferencias entre las personas que comparten este fetiche, y por lo tanto variaciones sin límites. Por ejemplo está a quien le gusta fumar sobretodo para disfrutar el sabor y el olor del cigarrillo y dado el caso jugar un poco con el encendedor (con lo cual perjudica su propio estado de salud). A otros les gusta cuando su pareja fuma (ya sea con la boca o con la vagina) y hay otros a quienes les gusta hacer a los demás dependientes del cigarrillo de manera intencional.

En esta última variedad del fetiche se trata más que nada de manifestar el poder que se tiene por encima de la pareja: el fetichista hace que una joven no fumadora empiece con el cigarrillo y es permanentemente consciente que él es el responsable de los problemas de salud que debido al fumar ella –quien antes no tenía ningún problema- pueda llegar a tener. Esto le provoca al fetichista tal sensación de dominación sobre la otra persona y su salud, que de esta forma consigue satisfacción. Seguramente el fetichista también se ve atraído por la liberada o incluso sucia apariencia que cobra la mujer cuando fuma (en otros tiempos las mujeres fumaban como una forma de demostrar su emancipación). Algunos fetichistas de éste tipo van un paso más allá, iniciando en el cigarrillo a mujeres embarazadas, de forma que perjudican de forma consciente a dos personas a la vez.

Si bien es cierto que en este blog no pretendemos juzgar a nadie por sus prácticas, gustos o preferencias sexuales, ya que justamente estas diferencias son las que hacen el mundo del erotismo tan variado y colorido, tal vez esta sea una buena ocasión para levantar una ceja y ser moralista. El perjuicio en la salud que este fetiche puede causar de forma intencional y consiente en personas incluso no nacidas y de forma seguramente permanente, es una cosa que se debe considerar. Tan pronto como los propios gustos perjudiquen a terceros, es mejor moderarse y dejar sus deseos en el campo de la fantasía, o llevarlos a cabo en juegos de roles, con personas que ya fumen.

Visiten nuestra tienda sex shop en linea erotica24.mx >>>