Crossdressing, otro tipo de fetichismo

Muchos hombres tienen la fantasía de verse vestidos de mujer, y muchos de ellos, llegan a concretarla.

A escondidas del común de la gente existe un mundo paralelo en el que ejecutivos, docentes, escritores, empleados de seguridad e ingenieros, entre otros tantos, dejan de lado los prejuicios y la culpa y se animan a sacar del ropero su costado femenino y vestirse de mujer. Eso sí, sólo por un rato.

Para el exterior, son hombres que llevan una vida tradicional con esposa e hijos en la gran mayoría de los casos. Pero en la intimidad, disfrutan de ponerse una peluca y zapatos de tacón alto, de pintarse los labios y, en especial, de sentir la sensación de unas medias de nylon sobre la piel.

El crossdressing o simplemente CD, tal como se denomina a la acción de vestirse de mujer, es una práctica que aunque no lo creas capta muchos adeptos.

El crossdressing, no debe confundirse con el transexualismo, ya que en este último caso, si bien físicamente son hombres, sienten como mujer; mientras que el crossdresser, es una persona absolutamente conforme con su sexo, y que tiene en claro su sexualidad, pero que le gusta jugar con la ambigüedad y vestirse de mujer, sólo por unas horas.

Se podría decir que el crossdressing, es un tipo de fetichismo, el cual se lo conoce como fetichismo travestista.

Variadas pelucas, kits de maquillaje, botas alta, medias de red, zapatos con un importante tacón y hasta uñas o pestañas postizas, conforman el vestuario necesario de un crossdresser.

El crossdressing, nada tiene que ver con la prostitución, es más, muchas veces, ni siquiera está ligado al sexo, ya que la finalidad en sí, es exhibirse con su vestimenta femenina.

Y para ver y adquirir gran variedad de artículos muy sexys, te invitamos a visitar nuestra tienda en línea>>