Sexo en el embarazo

 

Las mujeres embarazadas atraviesan diferentes etapas durante la gestación, el sexo también es muy importante en todas ellas, pues lo es durante toda nuestra vida…

Hasta hace pocos años el sexo durante la gestación estaba mal visto, se consideraba un riesgo para el bebé y la madre por causas de infección o incluso se consideraba de personas degeneradas practicar sexo en ese momento de la vida. Por suerte los tiempos han cambiado, ahora la información, que a veces incluso nos desborda, está a nuestro alcance de una forma que la embarazada pueda hablar de ello sin pudor.

En los primeros meses de embarazo la mujer puede sentirse con menor apetito sexual, pues su cuerpo está cambiando sin descanso pero la carga hormonal que soportan puede convertirlas en puro fuego. En este tiempo la irrigación sanguínea es más alta y el aumento de estrógenos hacen que el sexo pueda ser más usual de lo que se pensaba. Después del tercer mes, la intención sexual puede alejarse debido a los mareos y vómitos que hacen que el sexo no sea tan mágico. Como la penetración no es tan usual no hay que olvidar que las mujeres tenemos una capacidad sexual mas amplia, por tanto las caricias y la masturbación serán bienvenidas, incluso hasta la última semana del embarazo. Durante los meses de gestación el sexo es cambiante, es importante recordar que el sexo brusco está contraindicado, como lo es el sexo anal por cuestiones de infección, las cuales, ya durante la gestación son propensas a tener.

Para practicar relaciones cómodas es necesario una preparación en el lugar del coito, como almohadas para evitar molestias según la postura. He aquí varias posturas recomendadas:

A cuatro patas: durante los dos primeros meses de embarazo colocando almohadas en el vientre de la mamá, el acople del pene en la vagina en esta postura es ideal.

Sentados: el sentado debajo de ella y ella con las piernas abiertas. Si el embarazo está avanzado puede sentarse de espaldas.

Boca arriba: Ella tumbada en posición supina con las piernas en alza para  la penetración de lado. Esta postura está indicada para embarazadas de menos de cuatro meses ya que a partir del quinto mes el peso del útero podría oprimir los vasos sanguíneos.

A pesar de ser una de las más conocidas y sencillas de practicar por el hombre la postura del misionero no se recomienda, ya que la presión puede incomodar.

Recuerden que en el mundo del sexo: “sucio” sólo es un concepto… y  hay que disfrutarlo en todas las etapas de nuestra vida.

Para ver y adquirir artículos eróticos que te ayudarán a volar tu imaginación, te invitamos a que entres a tu sex shop en línea>>