La Navaja


En la posición de navaja, el hombre tiene la libertad de hacer movimientos suaves en la penetración o hacerlo de forma fuerte, además de que cuenta con las manos libres para proporcionar caricias en el cuerpo de su pareja.

Para esta posición, la mujer se coloca de lado con las piernas estiradas, su pareja se sienta en su regazo. Ahora sube una pierna estirándola sobre el cuerpo de él, de manera que la apoye en su hombro.

Ventajas:

La pose de la navaja es muy atractiva visualmente, ya que el hombre no sólo puede observar lo bien que penetra a su pareja, sino también tiene una hermosa vista del ritmo agitado del pecho de su compañera. Por otro lado, él tiene el control de las penetraciones y las manos libres para acariciar cuanto quiera él o lo pida su pareja.

Para acompañar tus momentos de pasión, no dejes de adquirir los productos que te lo harán más placentero en tu sex shop en línea>>