Sexo duro, sin pudor y salvaje

 

En algunas ocasiones quizás se habrán encontrado practicando sexo con su pareja o amigos, en las que el sexo llega a ser tan intenso que la parte racional que nos mueve se dispersa en la nada y la bestia que llevamos dentro domina por completo nuestras emociones y actos. Cuando esto ocurre y las dos partes están al mismo nivel, sucede que es normal, un momento de sexo apasionado que descontrola sus actos y es el instinto el que manda. En estos momentos quizás podrán disfrutar del mejor sexo de susvida.

Son en estos momentos en los que el cerebro desconecta el raciocinio y no pensamos en cosas como si esto o lo otro le gustará o si aguantaré lo suficiente, etc…Cuando es el instinto el que domina el momento, somos nosotros mismos, la parte oscura y la parte clara de nuestro ser. Pueden salir incluso posturas o fantasías que jamás habías soñado hacer.

Y aquí es donde entra también el BDSM, aunque no seamos practicantes, en un momento así se nos escapa una cachetada, porque no pensamos, simplemente actuamos según nuestros deseos y sin quererlo nuestro cuerpo nos lo pide y por consiguiente actuamos y esto no es una forma de practicar el sadomasoquismo sino un juego más.

Que vivamos momentos de desenfreno y lujuria no significa que tengamos la mente sucia o pervertida, es lo que el cuerpo nos pide y en esos momentos nos lo pide a gritos y no oímos otra cosa que no sea: vive el momento porque los dos lo están disfrutando.

Así que no pongan el freno a sus sentidos e instintos pues éstos, aunque no lo queramos, son los que nos guían en la vida.

Y si quieres ver juguetes que te ayudarán a darle rienda suelta a tu imaginación, entra a tu tu tienda en línea>>>