Lingam – Masaje erótico para el hombre


Lingam es la palabra sánscrita (antiguo idioma de la India) que se refiere al órgano sexual masculino y significa algo como “vara de luz”. En el Tantra la visión que se tiene del pene es muy especial, se le ve de una forma honorable y respetable, como una verdadera “vara de luz” que canaliza energía creativa y placer. La finalidad del masaje tántrico del Lingam no es el orgasmo sino más es relajar y al mismo tiempo fortalecer al receptor, acercarlo a su lado más sensible y lograr que sepa controlar mejor su eyaculación. Su compañera (puede ser también otro hombre, por supuesto), la dadora, también recibe el placer de dar y de estar con su pareja en un momento de total intimidad. Para los dos como pareja, este masaje es muy sensual y crea un espacio de intimidad que con el simple sexo genital pocas veces se consigue, ya que el conocimiento del otro y la seguridad que comparte la pareja implican una unión muy especial.

Durante el masaje, el hombre debe recostarse sobre su espalda, encima de almohadas que le levanten el torso y la cabeza. La postura debe ser cómoda, con las rodillas un poco dobladas y las piernas separadas. Música ambiental también le puede ayudar a relajarse. Al principio coge un poco de aceite de masaje y empiezas lentamente a esparcirlo por los testículos. Luego acaricia suavemente el perineo (la zona que se encuentra entre los testículos y el ano). ¡Pero se cuidadosa, ya que es una zona que no muchos hombres heterosexuales han permitido que les toquen nunca! Ahora procede a acariciar el Lingam (pene) variando la presión y la velocidad. Presiona la base del Lingam con tu mano. Desliza tu mano de abajo a arriba. Repítelo varias veces, luego cambia la mano. También puedes cambiar la dirección, es decir, de arriba a abajo. Después empieza e presionar la cabeza del Lingam, masajéala como si exprimieses una fruta. Si durante el masaje notas que el quiere eyacular, debes detener un poco la estimulación, pues recuerda que el orgasmo no es el objetivo. Con esto los hombres aprenden a controlar la eyaculación – y como consecuencia luego obtendrá más placer. Cuando el sienta deseos de llegar al orgasmo, recuérdale que debe respirar mientras lo experimenta para que el momento sea increíblemente placentero.

Ahora les deseo mucho placer a la hora de practicar este tipo de masaje. Y hombres, recuerden: ¡Relájense, déjense llevar, no traten de tomar control, sino disfrutar! Su pareja también lo disfrutará.

Para que las mujeres disfruten más también existe un masaje especial para ellas: Yoni – masaje erótico para la mujer. ¡No te pierdes este DVD en nuestra tienda!

Y si quieres ver artículos especiales para masaje erótico, te recomiendo que los veas y adquieras en tu tienda en línea>>>